De lo que aconteció en Montserrat un ocho de noviembre

 

El sábado 8 de noviembre y sí, ya sé que ha llovido desde entonces Ana Ka, Carlos Puntillo y yo hicimos la Punsola-Reniu en el Cavall Bernat (300m,V+ A0)en Montserrat.

Hará unos dos lustros más o menos (lustro arriba, lustro abajo), tuve mi primera experiencia escalatoria en Montserrat y desde  entonces no había vuelto.

Recordaba demasiado bien la imagen de un compañero de cordada subiendo por un diedro resbaloso como un sapo y apenas un cordino polloso como seguro.

Tampoco había olvidado mi sorpresa al comprobar que en mi largo supuestamente equipado con algún spit alguien se lo había pasado bastante bien destrozando los escasos seguros. Supongo yo que por aquello de mantener el espíritu más clásico de la vía.

Pero los tiempos cambian y con los tiempos los lugares. Se oían voces de que en Montserrat se habían reequipado vías y corrían rumores de que incluso algunas con parabols así que me dije ¿Y por qué no?

De Castellón y concretamente del Trepa, subimos mucha gente pero también había escaladores  de Valencia en nuestro grupo así que háganse a la idea que la aventura fue una especie de repoblamiento de Montserrat.

A lo que vamos, la gestión transcurrió tal que así: salimos desde el refugio de Santa Cecilia y  rápido ¡PUMM! Encontramos el GR que transcurre por la base de las paredes y permite la aproximación a pie de vía. Hasta el primer largo, puede subirse bien sin asegurar porque creo que le dan III.

En el segundo y tercer largo, el grado estará entre IV y IV+ y lo cierto es que el

equipamiento es escaso pero se pueden escalar sin dificultad.

El tercer largo, entre IV+ y V también tiene sus alejes y en algún momento te encuentras ya algún pasito un poquito más fino pero enseguida llegas a un diedro con buenos agarres.

El cuarto largo es un V+ concentrado. Corto pero intenso y algo pulido al principio pero muy bien equipado.

El quinto y sexto largo, son los más duros. 6b y 6b+ o 6c según reseñas. El esfuerzo que hay que hacer para sacarlos en libre es grande.

 

Desploman y las presas se van haciendo muy pequeñas pero tienen los seguros muy cerca lo que te permite acerar si se te atraganta algún paso o.. todos.

El séptimo y último largo es espectacular. Aéreo y con ambiente. Este largo empieza con unos pasitos de 6º acerable pero poco a poco se va suavizando la dificultad hasta quedar en un cuarto.

Aquí, una soñadora,  escalando la vía tenía la sensación de estar viajando en el tiempo. Del presente físico mientras escalaba, al pasado en mi imaginación donde se recreaban imágenes de legendarios escaladores subiendo por aquella pared en artificial, antes, mucho antes de que la vía fuese liberada.

Esta entrada fue publicada en Escalada por Kiena Volao. Guarda el enlace permanente.

11 pensamientos en “De lo que aconteció en Montserrat un ocho de noviembre

  1. Gracias! Sólo matizar que lo que aconteció el 8 de noviembre, en realidad aconteció el 8 de octubre según el calendario común pero como yo andaba viajando en el tiempo parece ser que en algún momentos me desincronicé jeje. Aún así, el título lo dejo tal cual porque es eso, un viaje en el tiempo

  2. Un viaje en el tiempo si señor !..pedazo de via montserratina 5 estrellas..Enhorabuena a la cordada !..Archi !, a Kiena Volao habra que nombrarla CORRESPONSAL HONORIS CAUSA del Trepa para toda la peninsula..

    • Hubo una vez un señor, y no digo fechas porque es mejor, que se dedicó a viajar, comer, decir tacos y escribir mucho. Ese señor llegó a ser premio Novel de Literatura. Yo nunca escribiré como él ni me darán ningún premio pero quizás si que llegue a viajar y comer tanto

    • No no no Zapata jajajaj. A Ana y A mí no nos llevaba nadie. Subimos todo entre todos. Es una vía que se hace bien en equipo y nosotros lo fuimos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *