DENT D’HERENS: arista Tiefmatten bajo una lluvia de estrellas

 

Recorrido de la arista. Foto tomada de Campto camp.org

Hay varias maneras de contar las cosas así que yo lo haré a la mía. Fue la noche de la lluvia de las Perseidas. Eran aproximadamente las 3.30 de la madrugada y salimos del refugio de Aosta, situado a unas 4 horas del Pla de les Moulets en Bionaz (Italia). De la Dent d’Herens , dicen que es una montaña bella, solitaria y misteriosa y eso nos fascina. A mí, desde hace dos años, cuando la miré desde la cumbre del Liskam, asomarse tímida pero orgullosa al lado del Cervino.
Salimos 5 cordadas del refugio, no todos salimos a la misma hora, pero todos terminamos recorriendo el  glaciar des Grandes Murailles en dirección al collado de Tiefenmatten . Durante este recorrido, nos encontramos con algunas grietas de las cuales, una la recuerdo bastante peliaguda. Pero también somos sorprendidos por una lluvia de estrellas, que los más atentos tenemos el placer de disfrutar.

Dent Blanche desde Dent d`Herens

Dent Blanch vista desde el collado Tiefmatten

La parte rocosa de la arista antes de llegar a la gran pala de nieve es larga y nos resulta laboriosa. A parte, en algunos momentos no resulta fácil de asegurar. No obstante, encontramos durante este tramo algún remoto clavo y algún cordino que pensamos nos puede ser de gran utilidad al bajar. Sí, a medida que abanzamos por la arista O, tirando todo el tiempo más bien a la cara norte, resolvemos pasos que según la guía serán III y III+ . Del grado no diré más ya que siempre es un tanto subjetivo pero si que añadiré que estos pasos me parecieron bastante frecuentes y no aislados. Esto hace que en algún momento me haga la pregunta de cómo luego voy a ser capaz de bajar pero como la pregunta a estas alturas carece de sentido, procuro centrarme en hacer todo bien y después ya se verá.   IMG_1195 - copia
Más o menos al final de la cresta rocosa, cuando empieza la pala de nieve, vemos la cordada de guías que ya baja. Están en los ya mencionados rápeles. En este momento, nosotros lo vemos como una posible opción de bajada para después ya que tenemos cuerda de 60m, los hemos localizado gracias a ellos y no vamos nada bien de tiempo.
Seguimos por la pala de nieve y hay que decir que es también larga y bastante tiesa. Algunos tramos te dan tregua pero casi al final la cosa se vuelve a poner peliaguda por la verticalidad y la nieve fresca que te impide falcarte bien. Afortunadamente esta parte tiene algunas anillas que te permite asegurarte al subir y que luego servirán para rapelar al bajar. El último paso para salir de la pala nos complica un poco la vida y nos hace perder más tiempo del que quisiéramos. Esto nos aleja en distancia de las otras cordadas. Hay una reunión donde poder asegurar pero toda la roca está mojada y con algo de verglás. Otras cordadas suben a la izquierda de la reunión y abanzan bien pero nosotros nos colamos y elegimos subir por la derecha. Perdemos tiempo valioso. A la arista como dije le dan las guías 6 horas y nosotros y las cordadas restantes llevamos unas 8 horas y aún tenemos que bajar. IMG_1201

Contemplando la arista rocosa desde el inicio de la pala de nieve

Contemplando la arista rocosa desde el inicio de la pala de nieve, cerca de los rápeles

Javi ocupado con las cuerdas

Javi ocupado con las cuerdas

Se nos escapa el tiempo y nosotros en el último paso de la pala de nieve. Allí nos cruzamos con las otras dos cordadas que ya bajan. Afortunadamente, una vez sales de la pala, a penas quedan 10 minutos de cresta aérea pero fácil para llegar a la cumbre. Llegamos los últimos, estamos solos, las nubes bajas lo cubren todo y no nos hace gracia quedarnos tan distanciados de los demás así que sin celebraciones externas y sin darnos el lujo de parar ni a comer la emprendemos para abajo buscando las anillas de la pala de nieve para rapelar y volver a estar a la vista de las otras cordadas. Hemos consumido mucho tiempo en la subida sin guardar casi para la bajada. Esto hace que nos planteemos la opción de rapelar tal y como vimos hacer a los guías. De hecho Javi había dejado una señal para poderlos encotrar bien si nos hacían falta. De esta opción nos preocupa que no sabemos como estará aquello y tememos que haya piedra suelta o que se pueda enganchar la cuerda pero hay que decir que elegimos bien y al llegar a los rápeles nos alegra comprobar que están perfectamente equipados, la roca está limpia y nos anima pensar que con esta opción recuperaremos tiempo.

Siete rápeles y estamos de nuevo en el glaciar. Con los pies en la tierra, aunque en este caso se trate de hielo, las cosas se ven de otra manera. Te das cuenta de que tu atención puede centrarse en otro tipo de cosas como la sensación de hambre, sed, calor…. sensaciones que desaparecen en gran parte de los momentos en que estamos my tensos. Una vez en el hielo del glaciar, la gestión es mucho más fácil. Sólo hay que caminar de nuevo hacia el refugio, vigilando de no caer en algunas grietas. Creo que bajar nos costó unas 6 o 7 horas porque tuvimos dos pormenores en los rápeles. De lo contrario, estoy segura de que es la opción más rápida y creo que la más fácil si se tiene cuidado de no liar las cuerdas para evitar que se enganchen y si se sabe lo que os voy a contar: justo más o menos acaba la pala de nieve, en el primer resalte de piedra, es donde los tienes que buscar. Están en la vertiente S. Dicen cuerda de 60 pero has de saber que irás justo/a en el primer ràpel y en el tercer ràpel incluso te faltará y tendrás que hacer un destrepe de unos 2 o 3 metros no muy fácil ni cómodo. El segundo ràpel está a unos 10 metros y si no estás atento te lo puedes pasar. Has de mirar a la izquierda para verlo pero es muy fácil de encontrar. Caminar por el glaciar hacia el refugio, salvo el cuidado que hay que tener para evitar las grietas, se nos hace largo pero cómodo. Nos queda un último obstáculo casi al final del glaciar que es una grieta más complicada. A modo anecdótico decir que al pasar por allí me caí pero no fue absolutamente nada ya que Javi tensó bien la cuerda y yo había conseguido clavar bien el piolet. Lo mejor está por venir ya que al llegar al refugio, la gente te felicita. Los refugieros parecen alegrasrse tanto como tú de que todo haya salido bien y tras un rato de conversación y fotos con las otras cordadas, nos disponemos a cenar juntos tres de las cordadas que subimos ese día. Estamos contentos porque nos ha costado pero podemos celebrarlo

Preparadísimos para cenar

Preparadísimos para cenar

Más información:

 http://www.camptocamp.org/routes/54073/fr/dent-d-herens-arete-de-tiefmatten-tiefenmatten

Esta entrada fue publicada en Alpinismo, Escalada, Escalada en Hielo por Kiena Volao. Guarda el enlace permanente.

2 pensamientos en “DENT D’HERENS: arista Tiefmatten bajo una lluvia de estrellas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *